lunes, 5 de octubre de 2015

Rubí- Un cuento para no dormir.



Rubí

 
De Santiago Serrano

A Claudio Castro, quién me permitió espiar en el mundo de su infancia.

“Nadie puede controlar la vida”; se dijo el viejo peón. Cuando, entre la bruma del amanecer, vio al potro árabe montado sobre la yegua pura sangre. Ella estaba signada a parir sólo caballos de carrera. ¿Cómo había logrado salir del box y entrar al corral?; se preguntó el hombre. Luego, recordó con temor que él era el encargado de poner el cerrojo. Se santiguó y estuvo seguro que todo el castigo caería sobre sus espaldas. Así fue, los dueños del haras lo despidieron cuando se detectó que la pura sangre estaba preñada. Antes de partir, se acercó a la yegua y acarició su cabeza. Ella lo miró con los ojos tiernos de una futura madre, ya algo latía en su interior con la persistencia de la vida. Mientras el viejo caminaba hacia la tranquera se le dibujó una sonrisa. “Nada es porque sí, hasta los errores pueden traer vida”, afirmó y se fue silbando bajito por la pendiente que desembocaba en la ruta.
Pasaron unos meses, hasta que una noche iluminada de refusilos y relámpagos fue el escenario de la llegada de la heredera o la bastarda, como la llamaban los dueños del haras. La yegua pasó el tiempo imprescindible con su cría. Las separaron sin brutalidad, pero con la frialdad de quienes creen en la pureza de la raza como la medida justa. La pura sangre y el potro árabe no volvieron a encontrarse nunca más. Fueron vendidos a otros establecimientos. El “error” fue resuelto, sólo quedaba un tembloroso detalle, la bastarda. La potrilla estaba flaca y frágil. Allí sólo podía ser motivo de futuros problemas, por ello la subieron a una camioneta y fue entregada, sin moño de regalo, a una familia vecina.
El camino hacia su nuevo destino no fue largo, pero para ella fue una aventura increíble observando el panorama de montañas, valles y ríos que atravesaron. Ni remotamente imaginaba lo que le esperaba. La camioneta se detuvo y la hicieron bajar. Las patas, aún temblorosas, de la renegrida recorrieron los metros hasta una tranquera que sería la entrada a su nuevo destino. Unos gritos agudos surgieron de la casa y tres pequeñas siluetas se recortaron observando a la visitante. Sus alturas iban de mayor a menor. El más alto era un niño delgado y frágil como la potrilla, una niña asombrosamente asustada y un pequeño movedizo que lanzaba los mayores alaridos. La “bastarda” sintió por primera vez un contacto cálido, cuando el mayor la acarició y la abrazó. Hubo algo de ese primer encuentro y de ese cuerpo tan frágil, como el de ella, que despertó una confianza ciega en quien sería su amo. Amo por el amor y no por la dominación. Escuchar la voz de él era motivo suficiente para que ella levantara sus orejas y se dirigiera sin reticencias a su encuentro.
Una tarde ambos varones, que eran inseparables, se reunieran junto a ella en un largo conciliábulo. Dudosos y excitados por algo que la renegrida no podía comprender. Del mismo que los bebés no saben, la potrilla desconocía la trascendencia de lo que ocurría. Se estaba decidiendo su nombre, ese que llevaría hasta el final de sus días y mucho más. El menor y movedizo se le acercó y la miro con ojos curiosos, Recorrió todo su cuerpo color azabache, hasta que se detuvo en la mancha blanca que tenía en la frente. La cara del niño se iluminó, como un científico que encuentra la respuesta tan buscada. Salió corriendo hacia la casa. Volvió al instante con un lápiz labial rojo en su mano y pintó la mancha. Ambos niños gritaron al unísono: “Rubí. Tiene un rubí en la frente” Por unanimidad la bautizaron, sin agua bendita, ni bendición papal. Sería Rubí, hasta la eternidad.
Por la noche la potrilla era llevada a la pequeña caballeriza, tenía tres boxes y pronto conoció a sus compañeros de dormitorio. Un potro brioso y un petiso fanfarrón. Los tres dormían y hablaban, en su idioma de relinchos, hasta quedarse dormidos. El potro contaba sus andanzas con el señor de la casa, se jactaba de ser su propiedad exclusiva. El petiso de las locuras de su jinete enloquecido, que era el menor de los chicos. Rubí en un principio hablaba poco, no tenía casi nada que contar y escuchaba las andanzas de sus experimentados compañeros.
Las piernas de la potranca fueron poniéndose cada vez más fuertes, ya que su amo la alimentaba y la cuidaba todo el tiempo. Comenzó a corretear por el corral y luego, de algunos desequilibrios que la asustaron, dominó plenamente su musculatura. Aquella noche habló ante sus compañeros de lo bien que lo había hecho. Estos la miraron y simplemente le respondieron: “Correr sin jinete es fácil, eso lo hace cualquier animal de cuatro patas. Ya te traerán un domador y vas a saber lo que es bueno”. Ambos lanzaron una carcajada equina y Rubí pasó toda la noche preocupada. ¿Podría ella ser capaz? ¿Quién sería el domador que le enseñaría a sangre y rigor el arte de correr de a dos?
Como todas las mañanas, Rubí estaba expectante para poder escuchar la voz de su niño. Cuando la oía corría hacia él, mientras miraba su silueta. Él era pequeño y frágil, a pesar de ser el mayor de los hermanos. Su mirada era intensa y cuando sonreía lo hacía con toda su boca y sus ojos de un verde similar al campo que los rodeaba. Ella lo quería profundamente, no entendía lo que eso significaba, pero decidió que si había alguien en el mundo que tenía que dominarla sería él.   Una tarde de verano el niño hizo el intento de montarla. Rubí, no dudó, le dio la mayor demostración de confianza que un caballo puede dar. Sintió sobre su lomo el peso de su cuerpo y las piernas de él la abrazaron. Toda la familia vio, asombrada, como ambos caminaban y luego corrían como experimentada dupla. El potro y el petiso se miraron azorados. Esa noche en el “dormitorio” Rubí no paró de hablar de esa experiencia maravillosa, ambos compañeros la escucharon con silencio respetuoso.
Comenzó un tiempo de carreras desenfrenadas. Jinete y caballo se entendían como si fueran uno solo. Cuando se armaban competencias entre los vecinos, la mayor diversión era superar a los competidores y mirar hacia atrás para ver la enorme ventaja que les sacaban. Juntos en la pista, eran mucho más que dos. Despertaron admiración entre quienes los rodeaban. El niño frágil e inseguro comenzó a pisar cada vez más fuerte. La “bastarda”, como la habían llamado alguna vez, miraba con cierta indiferencia al resto de los boquiabiertos equinos.
“Nadie puede detener la vida”; se dijo, para sí, el viejo peón cuando descubrió que esa yegua majestuosa era el resultado de su “error” Reflexionó: “En la vida hacer lo que se debe no siempre trae el mejor resultado. Los errores son extrañas jugarretas que hace la vida para dejar que surja lo que debe surgir” Caminó hacia el muchacho y Rubí. No pudo evitar sentir emoción al acariciar el pescuezo renegrido. No le confesó al jinete lo que sucedió aquella noche, sólo miró los ojos de la yegua. Ella, con esa enorme intuición de los caballos, no necesitó palabras para entender y luego de lanzar un relincho, salió a plena carrera con su muchacho a cuestas. El viejo los vio perderse en el horizonte, se enderezo la gorra y sintió un orgullo que agrandó su figura en el paisaje. Se fue silbando bajito, como era su eterna costumbre.
Si Rubí creía haber descubierto todo, se equivocaba. La aventura de su vida recién estaba comenzando. Comenzaron las cabalgatas a las montañas.  Jamás olvidaría el momento que se lanzó a escalar y conquistar esos enormes gigantes. Ella iba delante con su jinete y detrás venía el petiso fanfarrón con el niño pequeño sobre su lomo. Ese cuarteto haría historia. Cada escapada era una nueva aventura. Eran prófugos, sin haber escapado de ninguna prisión. Eran piratas sin parche en el ojo, ni pata de palo. Eran una banda de delincuentes sin robos, ni crímenes. Eran el Llanero Solitario, Plata, Toro y su caballo Scout. Se perdían en el reloj y en el paisaje. Estaban en un mundo mágico donde nada importaba más que ellos y la naturaleza. Rubí gustaba mucho de un momento en especial, el instante en que acampaban. El petiso quedaba atado de un árbol, pero ella estaba libre. Una libertad muy especial. Esa libertad que sienten los que saben que pertenecen a algo o a alguien, pero no necesitan riendas para confirmarlo. Ella sabía que pertenecía a su jinete y él no la abandonaría por nada en el mundo. El muchacho tenía el mismo sentimiento y sabía que con sólo llamarla ella estaría dispuesta a venir a la carrera. La noche caía lentamente sobre las montañas y la figura de los cuatro aventureros se disolvía entre las sombras, mientras una fogata cocinaba lo que los muchachos habían cazado.
La vida, por ser vida, no es sólo felicidad. Una madrugada en el establo, la muerte se hizo presente. El potro brioso murió sorpresivamente dentro de su box. Rubí y el petiso relincharon hasta que alguien llego de la casa y descubrió el cuerpo del enorme caballo sin vida. La familia entró en desesperación. Nunca habían vivido algo semejante. Para no descuartizar al animal tuvieron que hachar las maderas del habitáculo. El padre de la familia, hacha en mano, tiro abajo el box. Así pudieron sacar el cuerpo del potro y enterrarlo. Nada fue igual desde ese día. La muerte les enseño que los caballos necesitan envejecer en libertad para vivir y morir a su antojo.
El tiempo es arena que se escurre entre las manos irremediablemente. Las aventuras continuaron pero en forma más aislada. Un día cesaron. Los chicos se convirtieron en hombres y mujeres. Cada vez era mayor el tiempo que Rubí quedaba en el establo. Su jinete había viajado lejos a estudiar y él era el único que podía montarla, nadie más. Sólo una vez la yegua permitió a la madre de su muchacho subirse sobre su lomo. En realidad, lo hizo por encontrar parecido el aroma que esparcía del cuerpo. Cuando comprendió su error, su reacción hizo que la madre no volviera a intentarlo. Una yegua adulta que no se puede montar, ¿para qué podía servir? Ella no era feliz y el fantasma de la muerte del potro hizo que la familia tomara decisiones. Una mañana llegó un camión y subieron a Rubí.  El viaje no fue demasiado largo. La yegua caminó con su jinete hasta la tranquera de un campo desconocido. Alguien la recibió y la condujo hacia adentro. No hubo despedida. El niño, convertido en hombre, no lloró. Ella, tampoco. Ambos se separaban hacia distintos rumbos. La vida es un viaje eterno, pero no existen compañeros perpetuos. Jamás volverían a verse, eso fue lo que creyeron.
Rubí vivió varios años más. Era inevitable para ella, cuando corría por el campo, sentir el peso del niño sobre su lomo. Muchas veces, levantaba sus orejas creyendo escuchar su voz. Nunca lo extrañó. Él estaba con ella. El niño se había quedado a su lado, mientras el hombre se había marchado a hacer su vida.
Nada es casual, por eso quién cerró los ojos de Rubí fue el mismo viejo peón que permitió su nacimiento. Este la acarició y caminó unos pasos para cavar el pozo donde la enterraría.  Arrastró su cuerpo, mientras se decía: “Nadie puede detener a la vida, nadie puede escapar de la muerte” Ocupado en tirar tierra sobre Rubí, no pudo ver como esta salió lanzada a plena carrera hacia el horizonte.  Una carrera sin punto de llegada. Un galope majestuoso, que hasta hoy continúa. Cada tanto, Rubí, se aproxima a donde vive el hombre que alguna vez fue su único jinete. Lo hace siempre por las noches cuando él duerme. Rubí hace bajar al niño que lleva sobre el lomo y lo empuja con la cabeza para que se recuesten juntos. Ella los mira, tan iguales y tan diferentes. Luego, sale a pastar como en la montaña. Mientras ella lo hace, hombre y niño se reencuentran.


Buenos Aires, 14 de junio de 2015

sábado, 29 de noviembre de 2014

Estreno de FRONTERAS en Teatro Pan y Arte



El Teatro Pan y Arte de Buenos Aires acoge el 15 de noviembre el estreno de 'Fronteras' de Santiago Serrano a cargo de la compañía Grupo Mestizaje Teatral, cuatro únicas funciones, los días 15, 22 y 29 de noviembre y 6 de diciembre.

Matias De Padova y Fagner Pavan son los intérpretes de 'Fronteras' obra de Santiago Serrano que estrena la compañía GrupoMestizaje Teatral en el Tearo Pan y Arte de Buenos Aires el 15 de noviembre. 'Fronteras' pone en escena a Tonito y Pascual, dos desconocidos que llegan al punto de cruce entre dos fronteras. El tiempo pasa y ningún funcionario acude a atenderlos.
Ambos, con sus enormes diferencias personales, de vida anterior y de cosmovisión del mundo, se encuentran detenidos en un no-espacio en común que servirá para establecer entre ellos una relación intensa que los modificará. Fronteras habla de los límites geográficos y geopolíticos, pero también ahonda sobre las fronteras entre la vida y la muerte, el sueño y la vigilia, lo femenino y lo masculino, el autor y el receptor, la identidad personal y la alteridad .
En la historia universal el fenómeno del desplazamiento de personas, en busca de la tierra prometida dónde concretar sus sueños, ha estado siempre presente, pero en la pos modernidad se ha intensificado y el concepto de frontera ha tomado un enorme protagonismo. La supuesta globalización, sólo en el marco del discurso, se opone a la dureza impenetrable del tránsito de personas de un territorio a otro. Para nuestro grupo de trabajo es pertinente reflexionar sobre esta cuestión, sobre la identidad, los vínculos interpersonales y la posibilidad o no de comunicación entre los seres humanos.
La obra "Fronteras", escrita hace casi diez años y aún no representada, fue traducida y estrenada en Brasil por el Grupo Cena y recorrió los principales festivales de ese país, bajo la dirección de Guilherme Reis. También, se presentó en teatro semimontado organizado por el grupo IATI en la ciudad de Nueva York durante un ciclo de autores de América Latina. Así mismo, se presentó en dos oportunidades en la Universidad Sthendhal de Grenoble interpretada por el Atelier Théatre del Departamento de Español de la Univesidad Stendhal de Grenoble, bajo la dirección de Cristina Breuli.
Ficha técnico artística
Dramaturgia:
Santiago Serrano
Actúan:
Matias De Padova y Fagner Pavan
Vestuario:
Mariela Solari
Escenografía:
Mariela Solari
Diseño de luces:
Adrián Cintioli
Música:
Matías Nuñes
Dirección:
Santiago Serrano

SEXUALMENTE HABLANDO- Estreno en Madrid



El Pequeño Teatro Gran Vía de Madrid acogerá el próximo 14 de octubre el estreno de"Sexualmente hablando", una comedia escrita por Santiago Serrano y ganadora del 2º Premio en el Certamen Internacional de Teatro Ciudad de Requena. Pape Pérez, que dirige el montaje, también lo protagoniza junto a Imán Velasco y Cecilia Sarli.

Sexualmente hablando
Sinopsis
Luisa, una mujer de 45 años está a punto de cometer una locura por despecho al plantón que le ha dado su amante. Está dispuesta a acabar con su vida colgándose de la lámpara de un hotel. Pero antes de saltar para ahorcarse decide asegurarse de no haber recibido mensaje alguno llamando a recepción.
Su estado ansioso crispa al telefonista, Mario, que decide subir personalmente a darle sus quejas por el trato vejatorio recibido. Mario, 55 años, descubre la intención de Luisa y decide no abandonarla pues no desea una mancha en su expediente laboral de tal calibre.

Por otro lado, Malena, la gobernanta del hotel siente algo especial por Mario y le busca extrañada pues ha desaparecido de su puesto de trabajo sin despedirse de ella. Luísa, experta en artes amatorias, pone al día rápidamente a Malena en el arte de la seducción.
Tres personas maduras, aparentemente dispares, tres vidas a las que el deseo y la pasión parecen haber pasado de largo, se encuentran y se confiesan mutuamente. Esta confianza espontánea será una esperanza que les abra una puerta hacia un nuevo y excitante horizonte que les motivará para seguir deseando sentirse muy vivos.
A nadie deja indiferente ...
Ficha
Autor:Santiago Serrano
Dirección:Pape Pérez
Intérpretes: Imán Velasco, Pape Pérez, Cecilia Sarli y Antonio M.M
http://www.escenagodot.com/obras/530-Sexualmente-hablando#sthash.1Eig1K9w.dpuf

sábado, 2 de agosto de 2014

3 Preguntas- Veja Brasilia


3 Preguntas para Santiago Serrano

Por Mariana Moreira

O dramaturgo argentino tem sua quarta peça (Uma Pausa, por Favor) montada na cidade e fala sobre teatro, psique e amor pelo Brasil. 

Como você foi descoberto pelos brasileiros? 
Começou quando (o diretor e produtor) Guilherme Reis leu Dinossauros na internet e pediu para montá-la. Depois, vim a uma edição do Cena Contemporânea e conheci muitas pessoas, entre elas o (ator e diretor) Sérgio Sartório e a equipe da peça Cru. Nessa ocasião, eles me pediram um texto inédito (que viria a ser Noctiluzes). Coloco minhas peças na internet e elas se espalham. É preciso entregar os seus sonhos para deixar os outros sonharem também. 
 
Como se sente no Brasil? 
Hoje me sinto em casa. No começo tinha uma ligação trágica. Meu pai morreu em um acidente aéreo no Brasil (no Aeroporto de Viracopos, Campinas, em 1960), quando eu tinha 5 anos. Era um lugar cruel, que me lembrava dor. Depois de muitos anos, eu me senti bem no país e, hoje, estar aqui é uma forma de reencontrá-lo. Também me lembro das revistas dele, que era arquiteto, com fotos de Brasília ainda no começo, desenhos e projetos. Tenho essa dupla ligação, com meu pai e com a cidade. 
 
Você também trabalha como psicanalista. A experiência no consultório o ajuda a escrever? 
Conscientemente, não. Mas nunca deixamos de ser o que somos. Quando escrevo, coloco ali minhas vivências. Escrevo como se fosse um ator que está em cena; as situações acontecem dentro de mim. Por isso, escrever é cansativo. Mas tenho uma divisão clara entre o que escrevo e o que os pacientes me contam. Sou um bígamo muito fiel às duas coisas que amo (risos).

http://vejabrasil.abril.com.br/brasilia/materia/3-perguntas-para-santiago-serrano-2986

Foto: Michael Melo


Uma Pausa, Por Favor 

As atrizes brasilienses Daniela Vasconcelos, Fernanda Rocha e Tatiana Bittar se reuniram para criar uma peça a partir de textos que refletiam sobre a condição feminina. Depois de reunir os escritos, elas enviaram ao dramaturgo argentino Santiago Serrano, que fechou a narrativa. Ele criou as três personagens destedrama: mulheres presas à rotina, buscando felicidade e transcendência. A encenação, em formato de jogo de programa de auditório, injeta comicidade nas histórias. Direção de Adriana Lodi, que substitui Fernanda Rocha como atriz durante esta temporada (60min). 14 anos. Estreou em 25/7/2014. 

Teatro Sesc Garagem (204 lugares). 713/913 Sul, lote F, fone: 3445-4420. Sábado, 20h30; domingo, 19h30. R$ 20,00. A bilheteria abre uma hora antes. Até domingo (3). 


martes, 29 de julio de 2014

Oficina no festival Cena Contemporanea - Brasilia 2014

O FOGO DA PALAVRA SANTIAGO SERRANO (ARGENTINA) 25 a 29/08, das 16h às 18h, no Departamento de Artes Cênicas (UnB), sala B1-59 O dramaturgo argentino Santiago Serrano propõe um espaço de intercâmbio e criação dirigido a atores, diretores e dramaturgos. A oficina convida a um mergulho na palavra e no espaço teatral, pensando-os como ferramentas de transformação e mobilização. O autor propõe exercícios práticos de dramaturgia, abordando e debatendo conceitos fundamentais para a criação textual contemporânea. Santiago Serrano tem uma intensa relação com Brasília. É autor, entre outras obras, de Dinossauros e Fronteiras, textos montados pelo Grupo Cena (DF), Eldorado, solo do ator Eduardo Okamoto (SP), de Noctiluzes, espetáculo que participa desta edição do festival e da dramaturgia da peca Uma Pausa por Favor. Inscrições pelo e-mail cena2014oficinas@gmail.com 25 vagas Público-alvo: oficina destinada a atores, diretores e dramaturgos